La provincia más caribeña de Cuba

Toda la magia del Caribe encontró en la provincia de Santiago de Cuba el lugar ideal para existir. Los colores de su naturaleza son los más intensos de la Isla, sus frutas las más deliciosas; es la tierra del mejor ron, de los carnavales más alegres, y de las  gentes más hospitalarias.

Limita al norte con la provincia de Holguín, al oeste con Granma, al este con Guantánamo y al sur está bañada por las aguas del Mar Caribe. Su capital de provincia lleva el mismo nombre.

En la ciudad santiaguera coinciden diferentes estilos arquitectónicos. Son bellísimas las construcciones coloniales con sus característicos patios interiores, enormes ventanales y apretados balcones.

Son típicos sus parques arbolados como el Parque Céspedes que es el corazón de la ciudad, porque se encuentra rodeado de los edificios más importantes. Aquí por ejemplo todos los 31 de diciembre se celebra la Fiesta de la Bandera, donde se iza la bandera y que según la creencia popular si se pliega al ser ascendida el año que llega será malo, si flota ligeramente será regular y si ondea libremente será bueno. Otro parque importante es el San Juan, donde hay una escultura de un soldado norteamericano, uno español y otro cubano y también se encuentra el árbol de la paz que recuerda el lugar donde se firmó la rendición de las tropas españolas. Y sobresaliente también es el Parque Mundo Fantástico por las  réplicas a tamaño natural de los personajes más conocidos de la literatura infantil.

Las calles de Santiago están llenas de leyendas y misterios, la mayoría son angostas, empinadas y escalonadas. Las más famosas son la Calle Heredia, Padre Pico y la Avenida 24 de febrero antiguamente conocida como la Trocha.

El teatro más importante de la provincia es el Teatro Heredia, sede de innumerables eventos internacionales. La Sala de Conciertos de Dolores es la de mejor acústica del país y es la casa de la Orquesta Sinfónica de Oriente. Santiago  cuenta también con el Anfiteatro Mariana Grajales con soluciones técnicas y arquitectónicas muy notables.

El Cementerio de Santa Ifigenia  inaugurado en febrero de 1868 y declarado Monumento Nacional en 1979. La Santa Basílica Metropolitana Iglesia Catedral es el monumento arquitectónico de mayor magnitud y está íntimamente relacionado a toda la historia de la ciudad. El Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, localizado en el poblado del mismo nombre es el centro de peregrinación más importante de la isla ya que desde 1916 la Virgen del Cobre es la Patrona de Cuba. En este templo hay un recinto llamado de “los milagros”, donde los creyentes depositan como ofrendas los más variados objetos. Allí están las medallas de escritores como Hemingway y de infinidad de deportistas.

Otros lugares de interés distinguen la provincia: el Museo del Carnaval, donde se exponen vestuarios e instrumentos musicales utilizado en estas fiestas; el Museo Emilio Bacardí, primer museo público del país que atesora desde una momia egipcia y dos peruanas hasta una colección de pintura europea; el Museo de la Piratería que radica en el Castillo del Morro  con la historia y sucesos significativos de estos asedios; el Museo de Historia Natural Tomas Romay especializado en arqueología, botánica, mineralogía y zoológica; el Museo Nacional del Transporte Terrestre con una colección de automóviles que datan desde 1912 hasta nuestros días y que pertenecieron a distintas personalidades, allí  hay un  Buick Sky Larke de 1954, norteamericano del que sólo se fabricaron 150 y un Ford T de 1910 que unidos a autos de todas las épocas y países constituyen reliquias valiosísimas y por último el  Museo del Ambiente Cubano, radicado en la casa de Diego Velázquez, la vivienda más antigua de Cuba y de América  que recrea de una manera muy dinámica y original los ambientes domésticos de las clases acaudaladas cubanas de los siglos XVI al XIX.

San Pedro de la Roca o el Morro de Santiago domina desde lo alto de un farallón la entrada de la bahía. Esta hermosa fortaleza que también tiene sus leyendas de aparecidos y fantasmas contuvo ataques de corsarios y piratas hasta 1662, cuando los ingleses al mando de Christopher Mynds, burlaron sus defensas, tomaron la ciudad y destruyeron el sitio, que fue preciso reconstruir,  añadiéndosele entonces las fortalezas de la Estrella, Santa Catalina y la Punta, quedando de esta forma más apta para cumplir sus objetivos. Otras fortificaciones como La Socapa, el Fuerte de Aguadores y  Cabañas complementaron el sistema defensivo de la región contra el ataque de corsarios y piratas.

La provincia une a su herencia africana y española, un fuerte componente francés por los inmigrantes que llegaron a la isla con la Revolución de Haití. De esta mezcla de razas y culturas nació un pueblo con ricas tradiciones, por eso es sede de eventos culturales internacionales como: el Festival del Bolero, el Festival del Caribe, el Festival del Son Miguel Matamoros, el Festival  de Coros y el Festival de la Trova Pepe Sánchez, entre otros. Santiago de Cuba también es conocida internacionalmente por “La Fiesta del Fuego” y por sus coloridos “Carnavales” de trompeta china, tumba francesa y jolgorio

La belleza natural de la provincia es también un fuerte atractivo para el turismo, ya que es ciertamente  privilegiada por paisajes inolvidables de empinadas lomas, ríos y playas.

La Sierra Maestra es la elevación más significativa de la provincia y en ella se encuentra la montaña más alta del país: El Pico Real del Turquino. El relieve de la Sierra Maestra concentra gran cantidad de cuencas fluviales, allí nace el mayor de los ríos de Cuba que es el Cauto y corren otros como Contramaestre, Baconao, Peladeros, Las Mulas y Baraguá. Los manantiales brotan en las montañas y se abren al mar entre los montes de tupida vegetación. En un entorno paradisíaco se encuentra un gran salto de agua conocido como El Saltón. En la región hay una fuente de agua mineral llamada El Caney, la famosa Laguna  Baconao y el embalse Carlos Manuel de Céspedes.

Los parques  naturales de la provincia son: el Parque Nacional Turquino que brinda a los viajeros la posibilidad de caminar por senderos y subir al punto más alto; el Parque Nacional Desembarco del Granma, de hermosos farallones y escarpes verticales y el espectacular Parque Baconao con lugares fabulosos como el criadero de cocodrilos, la laguna Baconao, el coto de caza El Indio, la playa Bacajagua, el Valle de la Prehistoria, el Centro Internacional de Buceo, el Acuario Delfinario, el Jardín de Cactus y las ruinas del cafetal francés La Isabelica desbordado de leyendas como representante de la época en que llegaron a la isla los haitianos y franceses que huyeron de la Revolución Haitiana a finales del siglo XVIII.

La provincia también tiene para el disfrute del visitante sitios naturales como Cayo Granma ubicado en la bahía. Este pequeño islote lleno de fábulas relacionadas con piratas y corsarios tiene una arquitectura muy singular desarrollada sobre pilotes. Cayo Dama es otro islita con una de las barreras coralinas más ricas del país por su diversidad y conservación.

La provincia Santiago de Cuba brinda al visitante playas de aguas cálidas y arenas bronceadas; sitios de buceos espectaculares donde se ofrecen cursos, inmersiones diurnas y nocturnas y buceo en pecios y un balneario de aguas termales cloruradas llamado La Cuquita.
Todas las bellezas naturales de Santiago de Cuba tienen un respaldo en la infinidad de  instalaciones hoteleras creadas para disfrutar de esta mágica provincia caribeña.

4 thoughts on “La provincia más caribeña de Cuba

Deja un comentario