La cámara oscura de La Habana Vieja

La Habana Vieja es la zona más antigua de la capital cubana. En su conjunto posee un trazado urbanístico todavía quedan restos de las murallas que durante dos siglos la protegieron con un cerco de piedras y la configuraron como un recinto militar defensivo. El derribo de la muralla se inició en 1863. Debido a la naturaleza cosmopolita de sus habitantes a través de la historia, La Habana Vieja es el reflejo de una mezcla de estilos arquitectónicos y el testimonio de diferentes épocas: corona española, británicos, franceses y estadounidenses.

Los visitantes de esta urbe si desean conocer sus rutinas, sus viejas fachas, su movimiento deben corretear por sus barrios y calles estrechas para verla en “vivo”. La diputación de Cádiz, España hizo una donación a Cuba a través del intermediario de la Oficina del Historiador de la Ciudad Señor Eusebio Leal del mecanismo necesario para montar una Cámara Oscura las mismas son construidas según un diseño de Leonardo Da Vinci.

Su funcionamiento está basado en los principios de los reflejos de la luz. Gracias a un espejo instalado verticalmente con la capacidad de girar sobre su eje a 360 grados, la luz es transferida sobre una pantalla cóncava a través de una lentilla de 180 metros de diámetro con la que podemos llegar a un radio de visibilidad de 5 kilómetros aproximadamente. El equipo fue fabricado por la compañía inglesa SIDEN OPTICAL COMPANY. Hasta ahora en el mundo solo existen 54 cámaras oscuras. Algunas de estas se encuentran en España, Inglaterra, Portugal, La Habana y Estados Unidos.

El edificio Gómez Vila, en la esquina de Mercaderes y Teniente Rey, en la Plaza Vieja fue el escogido para instalar el mecanismo de la Cámara que consta de un periscopio y un juego de espejos que reflejan sobre una pantalla cóncava imágenes de La Habana Vieja en “vivo” con gran calidad y nitidez. Desde el lugar que ocupa la Cámara Oscura  se observan imágenes de cinco kilómetros a la redonda, calles, automóviles, enamorados en los parques, azoteas de casa y edificios, los navíos que entran y salen del puerto, los peatones, niños jugando, todas estas personas están inconscientes de que están siendo observados.

Los horarios de visitas son cualquier día de la semana, siempre entre las 8:30 am y 5:30 pm. La Cámara, además, ofrece visitas guiadas en español, inglés, francés e italiano. Este mecanismo aun cuando parezca de última tecnología tiene casi 400 años de haber sido inventado y sigue sorprendiendo a los visitantes.

La Cámara Oscura ofrece una oportunidad única para que los visitantes paseen por el casco histórico de la ciudad en cuestión de minutos sin necesidad de moverse del lugar. Mucho de los hoteles que se encuentran enclavados en la urbe incluyen visitas a este lugar maravilloso, además algunos hostales particulares donde pueden ser rentadas habitaciones incluyen paseos por el casco histórico en autos antiguos que culminan en la Plaza Vieja. Esta Plaza ofrece la oportunidad de disfrutar de una fría cerveza en la Factoría, probar los cafés de El Escorial o almorzar en la afamada Casa del Arroz del hotel Santo Ángel y por último escalar hasta la Cámara Oscura.

 

 

 

Deja un comentario